PLANTAS PARA COMBATIR LAS PLAGAS DEL HUERTO

Hinojo10 Plantas aromáticas para controlar las plagas del huerto ecológico 

Publicado en Agricultura Ecológica, Blog  

 

Incluyendo plantas aromáticas y medicinales entre los cultivos del huerto estamos controlando la proliferación de plagas de una forma natural y sin necesidad de usar químicos de síntesis perjudiciales. Con tan sólo unas cuantas plantas aromáticas estaremos creando ecosistemas más equilibrados que se autoregularán y nos evitarán en un futuro plagas en el huerto. Estas plantas además mejoran la biodiversidad y favorecen la proliferación y actividad de las abejas y otros polinizadores, que tan necesarios son.

Estas son algunas plantas que debes incluir en el huerto ecológico:

Ajedrea: repele a los pulgones y gorgojos de las leguminosas y a la mosca de la cebolla.

Ajenjo: combate el escarabajo de la patata, gusanos, araña roja y orugas.

Albahaca: repele el Mildiu, muy recomendado su cultivo junto con pimenteras y tomateras, a éstas últimas también las ayuda alejando a la mosca blanca. También evita las plagas de araña roja.

Capuchina: repele el ataque de pulgones, hormigas, caracoles, mosca blanca y es capaz de atraer a insectos beneficiosos.

Cebollino: excelente compañero de las zanahorias que repele sus plagas, también ayuda a los manzanos a prevenir la roya.

Hinojo: evita las plagas de pulgones en algunos frutales como manzanos o ciruelos.

Ortiga: esta planta, además de ser muy útil para elaborar todo tipo de preparados, también es muy beneficiosa para repeler pulgones de los cultivos si la sembramos cerca. También repele los hongos en las plantas cultivadas cerca de la ortiga.

Romero: repele las plagas que atacan a coles, alubias o zanahorias

Salvia: combate los nematodos

Tomillo: evita los ataques de la mariposa de la col

Y ya por último, aunque no es una planta aromática, el uso de ceniza sobre el suelo alrededor de las plantas es muy útil para evitar las los ataques de plagas de babosas y caracoles.

CÓMO HACER COMPOST

COMO HACER COMPOST

Este artículo descargable te orienta de cómo hacer compos, incluyendo la fabricación o adquisición de un compostador casero.

Como hacer compost y cómo fabricar un compostador PULSA AQUI

HUERTOS ZARAGOZA

HUERTOS URBANOS EN ZARAGOZA          

¿Qué hacer para alquilar un huerto?     

A la hora de alquilar un huerto hemos de tener en cuenta tres aspectos fundamentales:

  1. La proximidad al domicilio    
  2. La fertilidad de la tierra
  3. El abastecimiento de agua
  4. Que el precio incluya lo necesario para no tener gastos sorpresa

Que esté próximo al domicilio es fundamenta para evitarnos largos desplazamientos y gastos excesivos en gasolina y tiempo. Si es posible llegar andando o en bicicleta, mucho mejor.

Elegir una tierra fértil es eimprescindible, para ello hay que buscar los lugares tradicionales donde siempre ha habido huerta y evitar lugares con tierra de rrelleno, que un unos meses habrá desaparecido,

Que haya agua abundante y cuando la necesitemos sin restricciones por cortes de acequias, etc.para ello el abastecimiento de pozos subterraneos será la mejor opción, combinada o no con el uso del agua de las acequias que suelen tener una alto grado de imprevisión.

Que le precio no tenga sorpresas y nos incluya todo lo posible para no tener que gastar en abonos, tratamientos, herramientas, etc. Si no tenemos que pagar fianzas y fondos perdidos muhísimo mejor.

 

 

EXTRACTO DE ORTIGA

Laura y Chesus son hortelanos en el Huerto de La Almozara que han decidido producir y comercializar extracto de ortiga y que ofrecen a todos los usuariso de los huertos.

CONTACTO PARA PEDIDOS
Laura tlfno y wasap de contacto: 645473952
 
El extracto de ortigas (ORTICA DIOICA fermentada) es un excelente abono, protector y mejorador del suelo.
 
CARACTERÍSTICAS DEL EXTRACTO DE ORTIGA
 
- Rico en Nitrógeno
- Rico en bacterias beneficiosas
- Favorece el crecimiento de la raíz
- Protege a la hoja de parásitos y hongos
- Influye positivamente en la floración y fructificacion
- Acaricida y fungicida
- Propiedades insectifugas
- Etc
 
APLICACIÓN
 
- El extracto de ortiga se puede aplicar en el riego diluido al 10% (un litro de extracto por 10 litros de agua) o fumigado en una proporción que puede variar entre el 10 y 50% pudiéndose aplicar sin diluir en caso necesario  El exceso de aplicación y proporciones es inocuo para plantar y humanos.
 
FRECUENCIA

* Como prevención y abono una aplicación (preferentemente fumigado) de disolución al 10% cada 15 o 20 días
* Como tratamiento (Pulgón, hongos, carencias....) dosis al 15 o 20%, tres veces por semana hasta notar mejoras
*En caso de ataques es o enfermedad se puede aumentar la dosis hasta el 100% de disolución
 
CONSERVACIÓN
 
Conservar el envase una vez que haya entrado aire en el envase comienza a perder propiedades a los tres meses
 
PRECIO
 
- 1 Litro de extracto de ortiga (para obtener 10 de aplicación) 4,5€
- 5 Litros de extracto de ortiga (para obtener 50 de aplicación) 20€ 
 

A todos los emprendores: En esta Web iremos incluyendo a todos los hortelanos de nuestros huertos que tengan iniciativas similares, para ello ponerse en contacto por el correo electrónico o por teléfono.

PREPARACIÓN DEL SUELO PARA LA SIEMBRA

ESTA ÉPOCA ES LA INDICADA PARA PREPARAR EL SUELO ANTES DE SEMBRAR LAS HORTALIZAS. QUITAR LAR LA MALEZA Y LAS MALAS HIERBAS, EL AIREAMIENTO, MULLIDO Y ALLANAMIENTO, SIN OLVIDAR EL ABONADO DEL SUELO SON LAS TAREAS INDISPENSABLES PARA PREPARAR EL HUERTO PARA LA SIEMBRA.

 

 

ELIMINAR LA MALEZA

Cualquier cosa que aparezca entre nuestras hortalizas es una mala hierba. El paso básico para prevenir su aparición es despejar el suelo lo mejor posible antes de comenzar a plantar. Cuanto más limpio esté el suelo menor es el riego de su aparición.

 

Aun así, es inevitable que salgan, por lo que de uno a tres días después de cada riego (dependiendo de las condiciones meteorológicas), conviene perder unos minutos en eliminar las que van saliendo entre las hortalizas que hemos plantado, lo que aprovecharemos también para soltar la tierra que se queda apelmazada por el efecto del riego, sobre todo si regamos por inundación. Conviene que la primera capa de tierra esté siempre suelta. Para soltar la tierra basta con rascar la superficie con cuidado de no dañar nuestras hortalizas y es muy importante que esta tarea se realice con la tierra un poco húmeda (con tempero)en otro caso –si está muy húmeda o seca- no quedará bien y será más difícil hacerlo sin dañar a nuestras hortalizas.

 

Volviendo a la preparación del suelo, la eliminación de malas hierbas es el primer paso que debemos dar. Podemos hacerlo con la azada, o mejor, regando abundantemente el suelo y al día siguiente o mejor al otro, con el suelo húmedo, las arrancamos con la mano tiendo de ellas. Este método es más eficiente puesto que eliminará las raíces y será más difícil que vuelvan a proliferar. El tiempo que nos va a costar la operación es aproximadamente el mismo hacerlo con la mano a hacerlo con la herramienta y más descansado hacerlo a mano. Si alguna hierba se resiste podemos utilizar la azada.

 

 

AIREAR Y MULLIR

Existen diversos instrumentos para realizar esta tarea: Laya u horca de cuatro dientes, pala de cavar, azadas o utilizar un motocultor.

Para hacer esta labor hay que considerar que la tierra tiene que tener tempero. No debe estar seca, lo que hace muy difícil el labrado del terreno ya que hará polvo y dejará los consabidos terrones de tierra apelmazada. Por el contrario, si está demasiado húmeda se apelmazará y se pegará a la herramienta.

Para conseguir tempero hay que regar la tierra abundantemente y de dos a cuatro días después, dependiendo del calor y la humedad ambiental, la tierra se podrá trabajar para airearla y mullirla. Para que haya tempero la tierra tiene que estar húmeda sin que se pegue a los dedos al pellizcarla, es decir, que se haga polvo.

Hay una técnica que consiste en remover la tierra con la pala de cavar o la laya (horqueta) sin voltearla, esta técnica es más respetuosa con la naturaleza porque mantiene la estructura del suelo.

Conviene remover la tierra entre 20 y 25 cm. de profundidad añadiendo previamente estiércol, compost, o cualquier otro fertilizante. Para el estiércol serán suficientes de 3 a 5 litros por m2, es decir, entre tres y cuatro carretillas por parcela de 50 m2. Para el resto de abonos seguir las instrucciones del fabricante.

Par utilizar la horqueta o laya y la pala de cavar seguid los pasos siguientes:

1.       Cogemos la horca y la clavamos en el suelo apoyando sobre ella el pie. La hundimos en la tierra entre 25 y 30 cm. y la movemos ligeramente hacia delante y hacia atrás.

2.       Apretamos el mango hacia abajo volteando la tierra y luego disolvemos los terrones golpeándolos ligeramente. Si no se disuelven con facilidad es que la tierra está muy seca o demasiado blanda. Entonces volvemos a mojar o la dejamos secar según el caso y hacemos la labor más adelante.

3.       Volvemos a colocar la horca o la pala a unos seis a ocho centímetros y repetimos la operación. Si resulta dificultoso es que la tierra no tiene la humedad adecuada y conviene regar y esperar a que haya empero.

Es muy importante que esta operación deje la tierra perfectamente preparada para la siembra, ya que de ello dependerá gran parte del éxito de nuestra cosecha.

 

ALLANAR

Consiste en dejar la tierra llana para la siembra y uno de los aspectos relevantes es eliminar los terrones o conglomerados de tierra compactada que se forman debido a labrar la tierra fuera del punto adecuado de tempero y con la tierra seca. Estos terrones se quedan muy duros cuando se secan. Para deshacerlos hay que mojarlos abundantemente y dejarlos con humedad hasta el día siguiente, momento en que se desharán con facilidad pasando el reverso del rastrillo. Si hay que golpear, mejor hacerlo con la parte posterior de la azada.

La zona de cultivo debe quedar llana y la tierra con una textura suave y con el granulado de la tierra fino.

 

Realizar las tareas de allanado o labrado fuera del punto adecuado de tempero es fatigoso y además no quedará bien la tierra, con lo que la productividad de la misma se resentirá durante toda la temporada. Si se hace forzando la situación nos quedarán terrones de tierra muy dura que serán muy difíciles de eliminar. NO HAY QUE TENER PRISA Y HAY QUE HACERLO BIEN TOMÁNDOSE EL TIEMPO NECESARIO.

 

 

ABONADO DEL TERRENO

La fertilización de la tierra es esencial y consiste en incorporar materia orgánica suficiente para la nutrición de las plantas. También se pueden utilizar fertilizantes químicos comerciales.

 

Los fertilizantes orgánicos son de origen animal o vegetal, aunque también los hay sintetizados, entre ellos citaremos el estiércol, el humus de lombriz, compost, mantillo, etc. Los abonos químicos son sustancias de origen mineral que proceden en su mayoría de yacimiento minerales.

Los abonos orgánicos son de acción más lenta, ya que el nitrógeno se libera más despacio porque se produce por descomposición bacteriana, por el contrario son beneficiosos para esponjar la tierra, sobre todo el compost. En el caso del estiércol, su asimilación por la planta no se iniciará hasta trascurridos de 14 a 18 meses desde su utilización.

Los abonos minerales son de acción rápida y proporcionan a la planta los nutrientes para su completo desarrollo.

Ambos pueden usarse combinados e incluso, para la mayoría de los expertos ambas clases de abono son vitales para la planta.

La mejor forma de utilizar el abono mineral es poniéndolo lo más cerca posible de la raíz de la planta, para ello se hace un agujero con el pincho de plantar o con un palo a una distancia razonable de la planta y se pone dentro el equivalente a una cucharilla de café (de las tazas, unas diez a quince bolitas), luego se entierra y el agua hará el resto. Esta operación, realizada cada cuatro u ocho semanas, es suficiente para tener las plantas perfectamente abonadas. Si te resistes a usar abonos minerales, puedes hacerlo con humus de lombriz, un puñado pequeño colocado de la misma manera y enterrado será suficiente para dos o tres meses. 

Como ya se ha indicado para abonar el suelo se necesitarán de 3 a 5 litros de estiércol por m2, es decir, tres o cuatro carretillas por cada 50 m2. Poner una cantidad mayor es desaconsejable ya que con el tiempo aumentará el nivel de Ph y volverá la tierra ácida, con lo que bajaremos el nivel de producción. Con los abonos minerales es necesario tener más cuidado con las proporciones, es preferible quedarnos cortos y añadir más cuando sea necesario, que poner demasiado y estropear la cosecha.

El mejor abono es el compost y conviene que tengamos nuestro propio compostador. (Ver cómo hacer compost en esta misma web)

HORARIOS DE RIEGO

El horario de riego en los huertos es desde la salida a la puesta de sol.

Todos los días de la semana

 

Teléfono de información: 692555214.             Email:  Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

Síguenos en Facebook