QUÉ SEMBRAR A PARTIR DE JULIO/AGOSTO

OTOÑO E INVIERNO 

 

 

Imagen 492

CULTIVOS  DE OTOÑO/INVIERNO

 

 

ACELGA

CEBOLLA

AJO

CANONIGOS

BRECOL – BROCOLI

COLIFLOR

LOMBARDA Y REPOLLO

ESCAROLA

ESPINACA

HABA

LECHUGAS

NABO

GUISANTE

PUERRO

RABANO

REMOLACHA

RUCULA

ZANAHORIA

ALCACHOFA

BORRAJA

CARDO


CULTIVOS DE OTOÑO/INVIERNO


ACELGA

Hay que tener en cuenta que hay variedades de primavera y de otoño, así que tendríamos que comprar una variedad de otoño.

La Beta vulgaris llamada comúnmente como Acelga, pertenece a la familia de las quenopodiáceas. Es una planta bianual. Su origen se encuentra en la cuenca mediterránea donde se cultiva como planta anual. Sus hojas son grandes de color verde brillante.
Es una planta que podemos tenerla en el huerto mucho tiempo ya que es bianual, aunque si la prolongamos mucho tiempo en el huerto florecerá prematuramente. Por esto lo de su cultivo anual.
Mejor época para cultivarla. Las semillas de Acelga las podemos sembrar durante todo el año de manera directa las semillas nos germinarán a los 10 o 15 días. Las sembraremos en un marco de plantación de 50x30 cms.
Cómo prepararemos el suelo. La Acelga no es muy exigente en suelos, aun así les prepararemos un suelo mullido y rico en humus.          

Climatología adecuada. Al ser un cultivo bastante rústico se adapta bien a todo tipo de climas, aunque prefiere los climas mediterráneos donde las heladas no sean excesivamente fuertes. Si la quieres sembrar en climas con heladas intensas deberás protegerla de estas.
Cuidados de la Acelga. Necesita de bastantes riegos y es conveniente aplicar la técnica del acolchado para evitar que se pierda la humedad. También es necesario abonarla superficialmente cada 2 meses como mínimo.
Problemas con las plagas. Su principal plaga es el pulgón de la acelga que ataca sus hojas apareciendo en estas manchas marrones.
Recolección de la Acelga. A los tres meses podemos empezar a cortas su hojas, que es la parte de la planta que se aprovecha aunque también podemos consumir la penca de esta.
Asociaciones de cultivos favorables. Judías, zanahorias, rábanos y nabos.

 

 

CEBOLLA

El cultivo de las cebollas, al igual que el ajo, también de la familia de las liliáceas, recuerda al milagro de la multiplicación de los panes y los peces, ya que nos ofrece varias oportunidades para cosechar: 

Se pueden cosechar cebollas tiernas si las recolectamos antes.

Si se dejan más tiempo pueden recogerse cebollas secas, que se conservan durante más tiempo.

Las cebollas que han rebrotado en casa, se pueden trasplantar dando de cada bulbo hasta 6 nuevas cebollas.

Requerimientos de la Cebolla

Riego: no precisa de riego abundante, pero eso sí tiene que ser regular, sobre todo durante la formación del bulbo, espaciándolo más para conseguir un mejor secado de la cebolla.

Nutrientes: es rústica, por lo que no es exigente y no requiere muchos cuidados.

adaptan muy bien al cultivo en recipientes.

 

 

 

 

E

F

M

A

My

J

Jl

Ag

S

O

N

D

siembra

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

trasplante

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

cosecha

tiernas

 

 

secas

 

 

 

tiernas

 

 

 

 

Cómo Cultivar la Cebolla

El cultivo es en semillero, aunque como es bianual si quisiéramos recoger nuestras propias semillas tendríamos que dejar 2 años la planta para que sacara la flor. Los tiempos de cultivo de la tabla de arriba se corresponden con la cosecha de primavera (de las cebollas secas), aunque también se puede obtener una cosecha a finales de verano-otoño, respetando los mismos tiempos entre trasplante y cosecha empezando a sembrar en febrero-mayo.

También podemos ahorrar tiempos comprando directamente el plantón, y plantándolo cada 15-20 cm, siendo el momento de la cosecha cuando 2/3 de las hojas están secas para obtener cebollas secas y conforme a nuestras necesidades para las tiernas.

Durante el trasplante algunas prácticas que pueden favorecer el cultivo son recortar las raíces a 1-2 cm de la base, para que rebroten con más fuerza, y recortar las hojas si es una época calurosa, para disminuir la transpiración, aunque tampoco es necesario si no hay problema con el riego.

En el caso de las cebollas secas, es recomendable tras la cosecha dejarlas unos días soleándose para que se acaben de secar antes de guardarlas.

Las Asociaciones más Favorables

Lechuga, pepino, tomate y zanahoria.

También son compatibles: berenjena, col, melón, puerro, rábano y sandía. En general son compatibles con la mayoría de hortalizas, porque enriquece el sustrato gracias a las micorrizas presentes en sus raíces, además de que las protege de algunas plagas.

Por otro lado, son incompatibles con las leguminosas (guisantes, habas, judías). Éstas son fijadoras de nitrógeno, pero un exceso de nitrógeno afecta negativamente a la formación del bulbo.

Plagas y Enfermedades más Frecuentes

Mosca de la Cebolla (sobre todo la larva que devora las partes verdes). Remedio: asociarla con la zanahoria, porque ambas se repelen las plagas mutuamente.

Floración prematura. Ocurre porque coincide con una época de bajas temperaturas. Remedio: eliminar la flor lo antes posible.

Variedades de Cebolla

Aunque pueden tolerar la sombra y el frío, para este cultivo es importante las horas de luz que reciben al día, ya que de ello dependerá el grosor del bulbo, por lo que existen variedades en función del fotoperiodo.

Las más comunes son la cebolla de Fuentes, que es dulce y tiene poca conservación y la Valenciana de color rojo que tiene una conservación mayor después de la recolección.

 

  

 

AJO

El ajo necesita un suelo fértil. Si el suelo en el huerto es muy ligero se recomienda agregar una capa de estiércol o un buen compost. Si queremos plantar ajo en un macetero basta con agregar una buena cantidad de compost en él.

Germinación:

Para ajo seco en cabezas:

Se plantan los bulbos del ajo o también llamados “dientes” directamente en la tierra. Se deben introducir en hoyos de 2,5 cm de profundidad. Hay que poner los dientes con el borde puntudo mirando hacia el cielo.

En un huerto plantamos cada diente con una separación de 15 cm y si vamos a tener varias filas, cada fila debe estar separada por 30 cm.

Se planta el ajo en la primavera, para recolectar en otoño. Podemos plantar ajo también en noviembre y diciembre, esto nos permitirá tener ajo todo el año, pero para esto dependemos de una variedad que pueda resistir el frío o que vivamos en un lugar donde el invierno no sea muy fuerte.

Para ajo tierno o ajetes:

Se planta la cabeza del ajo competa dejando que la cabeza sobresalga ligeramente de la tierra.

Se planta en septiembre, octubre y noviembre.

Exposición al Sol

A la planta del ajo le encanta el sol. Si es posible se recomienda plantar en un lugar de mucho sol, tanto en el espacio del huerto como donde pongamos el macetero.

Riego:

A la planta del ajo le gustan los suelos húmedos, es por eso que se recomienda regar con una frecuencia que permita que el suelo siempre este húmedo.Esto va a depender de nuestra condición climática.

Hay que tener cuidado dado que la carencia de humedad puede hacer que los ajos crezcan muy pequeños. Pero el exceso de humedad puede favorecer la aparición de enfermedades.

Recolección:

Se arrancan cuando las hojas de la planta se hayan marchitado. Se dejan secar al sol durante unos días, para luego trenzarlos. La trenza se cuelga en un lugar seco y aireado, esto ayudará a la preservación de los ajos.

Consejos Básicos:

Se recomienda poner una capa de “acolchado o cobertura” de paja sobre nuestros ajos.

Si la planta empieza a dar flor, se recomienda cortarla para canalizar la energía de la planta hacia la producción de ajos.

El brote de la flor del ajo, que se corta, es considerado una delicia en muchas partes. Se recomienda hacer ensaladas con él.

 

 

 CANÓNIGOS

No se adapta bien al calor, ni a la falta de agua, y se recolecta hasta la primavera, ya que con el calor florece. Necesita humedad.
Se trata de una planta que es familia de la  valeriana, muy utilizada para completar una ensalada o incluso como sustituta de la lechuga. En el mercado suelen ser bastante caros por lo que siempre es atractivo poder cultivarlos en el huerto. Al ser un cultivo de tamaño pequeño ocupará poco lugar y podremos cultivarla con otras hortalizas.

Tiene propiedades laxantes, revitalizantes, diuréticas y depurativas y una gran cantidad de minerales.

Se siembra a finales de verano y se suele desarrollar con temperaturas frías en otoño invierno. Se cultiva en zonas frescas y sombreadas ya que no soporta el exceso de calor ni la sequía.

Cómo sembrar y trasplantar:

Prefiere la tierra prieta a la suelta y aireada y las parcelas limpias de hierba. Se puede sembrar junto con las coles o las lechugas, por ejemplo.

No es exigente en cuanto al abonado y se debe regar con normalidad si la tierra está seca, aunque si es temporada de lluvias no hará falta.

Se siembran semillas que tengan unos dos años a voleo, aunque siempre será mejor sembrarlas en líneas separadas unos 20 centímetros. Para ayudar a que las semillas germinen podemos meterlas en agua durante 12 o 24 horas antes de la siembra.

Cuidados:

Hay que vigilar que el suelo se mantenga fresco y desherbaremos regularmente entre las líneas y las plantitas, ya que al principio suele ser muy sensible a la invasión de plantas adventicias.

En caso de siembra espesa haremos aclareo para evitar que los canónigos se asfixien por falta de aireación. Pueden aparecer problemas como podredumbres si esto no se hace.

Cosecha:

Suele empezar en octubre, pero puede prolongarse hasta la llegada de la primavera, dependerá de la época de la siembra. En primavera los canónigos suelen florecer, por lo que habrá que cosecharlos antes cortando la planta desde su base.

 

 

 

BRECOL – BROCOLI

El brécol, bróculi o brócoli, es una planta de la familia de las crucíferas, como la coliflor o las coles. De esta planta comemos las cabezas florales compactas que son de un color verde intenso que crecen sobre un tallo, también comestible.

Está considerada una de las verduras con más valor nutricional, tiene un alto contenido en fibra y nada de grasas. Por todo esto tiene beneficios antioxidantes, depurativos, nos fortalece las defensas y lo mejor de todo, es preventiva contra el cáncer.

Requerimientos del Brócoli:

Clima: son plantas de épocas frías, soporta temperaturas de hasta -5ºC. Hay que evitar que la época de formación de la inflorescencia no coincida con meses muy calurosos ni con grandes heladas.

Riego: requiere una humedad prácticamente constante, por lo que haremos aportes de agua abundantes y regulares, aunque sin llegar a encharcar el suelo. Cuando han formado la inflorescencia, no conviene regarlas por aspersión (por encima), pues podrían presentar podredumbres  o aparecerle hongos. Por ello, lo ideal será instalarle un sistema de riego por goteo.

Nutrientes: es muy exigente en nutrientes (potasio y nitrógeno), por lo que aportaremos compost descompuesto.

Sustrato: requieren suelos mullidos, abonados, frescos y con humedad regular. Se adaptan mejor a suelos neutros, no soportando los suelos calizos.

Cómo cultivar el Brócoli:

El brócoli se siembra a unos 2cm de profundidad en semillero al aire libre de abril a junio y de agosto a septiembre. Cuando las plantas alcanzan entre 10 y 15cm se trasplantan al aire libre en un marco de plantación en hileras, separados a unos 50-60cm, debido a su gran porte.

Dado su alto porte, conviene recalzar las plantas, esto es añadir tierra a la base del tallo, evitando así que se tumben. Además, se benefician del acolchado o cobertura vegetal permanente, pues le ayudarán a mantener la humedad necesaria y un aporte de materia orgánica en continua degradación.

Un aspecto a tener en cuenta durante el cultivo es que el suelo siempre tiene que estar húmedo.

Asociaciones favorables

EL brócoli se asocia bien con la patata y la cebolla; además, si plantamos cerca menta o romero, ayudará a ahuyentar parásitos. También podríamos plantar lechugas o sembrar espinacas, que al tener ciclos vegetativos más cortos, podremos aprovechar bien el espacio y no competirán por éste. En cuanto a la rotación; al ser plantas exigentes, requieren rotaciones de tres a cinco años sobre una misma parcela.

Plagas y enfermedades 

Hernia de la col: se trata de una enfermedad provocada por un hongo, que induce abultamientos en el tallo y en las raíces, marchitando sus hojas. Para evitarlo, lo mejor es realizar rotaciones bien espaciadas (4-5 años). Es más común en suelos ácidos, por lo que si tenemos un suelo de estas características, evitaremos el uso de estiércoles frescos y tras el trasplante, sería aconsejable añadir polvo de algas lithothamne o ceniza alrededor de la planta.

Mariposa de la col: es una mariposa blanca con puntos negros que pone sus huevos (color amarillo) en el envés de las hojas. Sus larvas, que son de color verde y peludas, van comiendo las hojas dejando el nervio central. Podemos prevenirla eliminando los huevos y las orugas  de las hojas a mano. Si se trata de una gran instalación, podemos recurrir al Bacillus thuringiensis.

Mosca de la col: es un tipo de mosca muy parecida a la mosca común. Esta mosca hace la puesta en el cuello del tallo de la coliflor y hacen galerías, pudiendo dejar totalmente hueco el tallo principal. Las plantas jóvenes de marchitan y mueren; las hojas toman un color verde grisáceo, cubriéndose con una capa espesa de cera. Es conveniente eliminar las hierbas competidoras, pues son su refugio y alternar el cultivo de crucíferas.

Recolección:

Para la recolección se corta la cabeza central mientras los brotes todavía están rígidos. Después de recolectar la cabeza central, se cubren con un poco de mantillo con compost para favorecer la formación de más brotes secundarios, ya que se pueden sacar dos o tres más de los brotes secundarios.

 

 

 

COLIFLOR

Lo mismo que la col. A tener en cuenta que para que haga la flor necesita mucho frío. Igualmente necesita un riego moderado.
Las coliflores son plantas de épocas frías, aun así, lo más importante es que el momento de floración no coincida con meses muy calurosos o con heladas.

Las coliflores se trasplantan cuando tienen de tres a cinco hojas. Deben de plantarse en un sitio abierto y soleado con una tierra que retenga bien la humedad. Al plantarla, enterraremos las raíces y el tallo hasta la base de las primeras hojas, cuidando de que no caiga tierra en el brote central. Las plantaremos a unos 35 cm.

El recalce (añadir tierra en la base de la planta), será necesario en variedades de porte alto, para evitar que se caigan.

Hay que mantener el suelo húmedo, pero  evitando los encharcamientos, pues provocarían asfixia radicular y detendrían el desarrollo. Una buena idea, es el acolchado con mantillo o tela anti hierbas.

Cuando llegue el invierno, ataremos las hojas para proteger el cogollo, de esta forma, la inflorescencia será más blanca.

Plagas y enfermedades

Mariposa de la col: es una mariposa blanca con puntos negros que pone sus huevos (color amarillo) en el envés de las hojas. Sus larvas, que son de color verde y peludas, van comiendo las hojas dejando el nervio central. Podemos prevenirla eliminando los huevos y las orugas  de las hojas a mano o con algún insecticida autorizado.

Mosca de la col: es un tipo de mosca muy parecida a la mosca común. Esta mosca hace la puesta en el cuello del tallo de la coliflor y hacen galerías, pudiendo dejar totalmente hueco el tallo principal. Las plantas jóvenes de marchitan y mueren; las hojas toman un color verde grisáceo, cubriéndose con una capa espesa de cera. Es conveniente eliminar las hierbas competidoras, pues son su refugio y alternar el cultivo de crucíferas.

Recolección

La coliflor se cosecha cortando las inflorescencias junto a algunas hojas tiernas. Es conveniente seleccionar cogollos pequeños y blancos, evitando que lleguen a ponerse amarillos (síntoma de maduración excesiva). Una vez recolectadas, pueden guardarse en el frigorífico durante una semana o bien las puedes colgar boca abajo en un lugar fresco y ventilado durante unas tres semanas.



 

 

LOMBARDA Y REPOLLO

La lombarda y el repollo son coles que pertenecen a la familia de las crucíferas. Se cultivan para el consumo de sus hojas: la lombarda tiene las hojas de color rojo violáceo intenso, con un cogollo duro y compacto; mientras que el repollo es de un color verde intenso y el cogollo es un poco menos compacto.

Requerimientos:

Clima: pueden cultivarse en casi todos los climas, se adaptan bastante bien; de hecho algunas variedades pueden aguantar hasta -10ºC. También pueden cultivarse cerca del mar, pues la brisa marina cargada de sal no les perjudica.

Riego: necesitan una humedad regular, pues debido a la anchura de sus hojas, se evapora más agua. Es importante que no se produzcan encharcamientos, pues podrían provocar asfixia en las raíces y podredumbres.

Nutrientes: son plantas muy exigentes, por lo que se requiere un buen abonado de fondo con estiércol o compost ya descompuesto.

Sustrato: las coles se adaptan bien a casi todo tipo de suelos, aunque los prefieren de consistencia media, profundos y ricos en humus. La salobridad del suelo no perjudica el desarrollo, incluso puede mejorar su calidad y sabor, o darles un color más intenso. 

Cómo cultivarlos:

Las semillas se entierran a una profundidad de entre 0.5 y 1cm y se pueden sembrar en el suelo o en semillero, cubriéndolas después con una capa de tierra y compost muy fermentados.

El trasplante definitivo se realiza a los 40 o 50 días de la siembra. La densidad de plantación varía en función de la variedad, aunque por regla general se plantan con un marco de 50x50cm. Al realizar el trasplante, cubriremos la plantita hasta la base de las hojas, llevando cuidado de no cubrir el brote central, pues es muy frágil.

El recalce con tierra en la base del tallo ayudará a sostener el enorme peso que soporta la planta cuando se desarrolla el repollo.

Repollos y lombardas en función de la estación:

-De primavera: se siembran en otoño y se cosechan en primavera. La siembra se realiza en semillero al aire libre desde mediados de agosto hasta septiembre y se realiza el trasplante  al lugar definitivo desde mitad de octubre hasta mediados de noviembre. También podemos sembrar en semilleros protegidos en enero-febrero, trasplantar por marzo y cosechar desde finales de mayo hasta principios de julio.

- De verano-otoño: se siembran desde enero hasta marzo en semillero protegido y desde marzo a mayo en semillero al aire libre; cosechando desde julio hasta diciembre.

-De invierno: se siembran de mayo a junio, buscando que el cogollo esté bien formado para la llegada del frío y así poder resistir y poder abastecer de coles hasta marzo.

Plagas y enfermedades:

Hernia de la col: es una enfermedad que provoca nudosidades en la raíces y en el tallo, por lo que las hojas se marchitan y las plantas a menudo acaban por morir. Para prevenir, realizaremos rotaciones bien espaciadas y evitaremos el uso de estiércoles frescos.

Mariposa de la col: es una mariposa blanca de puntos negros que pone huevos de color amarillo bajo las hojas de las coles; las larvas, que son de color verdoso y algo peludas, van royendo las hojas hasta dejar tan sólo sus nervios centrales. Podemos prevenirla buscando los huevos en el envés de las hojas y destruyéndolos con los dedos o recoger manualmente las orugas.Si la plaga es considerables, podemos recurrir al Bacillus thuringiensis.

Pulgón: succionan la savia de las hojas, dando lugar a unas manchas amarillentas que terminan deformándolas. La planta se marchita y pierde mucha calidad. Para no tener problemas con el pulgón, controlaremos los aportes nitrogenados.

Babosas y caracoles: aunque no suponen un serio problema, se pueden comer las hojas de la col, accediendo a las hojas más externas y duras que normalmente no consumimos. Para evitarlos, aprovecharemos los días de lluvia para recogerlos y colocaremos tejas alrededor del cultivo para que se refugien ahí y luego sea más fácil su recolección.

Asociaciones:

La lombarda y el repollo se asocian bien con las remolachas, judías, lechugas, guisantes, patatas, pepinos, tomates y muchas más. Además, hay algunas plantas aromáticas, como la menta, la melisa, el romero o el tomillo que alejan los parásitos de las coles. No se llevan bien con las fresas y con las habas.

En cuanto a las rotaciones, las realizaremos cada tres o cuatro años.




ESCAROLA

Comprar semillas de variedad de otoño. Hay que tener en cuenta que durante las primeras semanas de cultivo se deben evitar las heladas invernales, con lo cual habría que sembrar entre Septiembre y Octubre.

La escarola pertenece a la familia de las Compuestas. Su nombre botánico es Cichorium endivia. Hay dos variedades:

Cichorium endivia var. Crispa: tiene hojas muy divididas y retorcidas, con los bordes dentados.

Cichorium endivia var. Latifolia: con hojas anchas, onduladas y los bordes sin apenas dentar.

Es una planta anual, con raíz pivotante, corta y con pequeñas ramificaciones. Las hojas están colocadas en roseta, desplegadas al principio. No llegan a formar nunca pella, pero hay variedades en que las hojas nacen muy apretadas y dan lugar a un blanqueamiento natural.

Después de estar madura, es cuando la escarola emite el tallo floral que se ramifica.

Necesidades de las plantas.

Al igual que las coles, la escarola soporta mejor las temperaturas bajas que las altas. Los intervalos de temperatura estarían entre los 30 ºC de máxima y los 6 ºC de mínima, aunque la escarola puede llegar a soportar temperaturas de hasta –6 ºC.

Exige que haya diferencia entre las temperaturas diurnas y las nocturnas. La humedad ambiental excesiva favorece la aparición de enfermedades. La temperatura del suelo no debe bajar de 6-8 ºC.  

El suelo por dentro debe permanecer húmedo durante todo el cultivo, aunque la capa superficial aparentemente debe estar seca para evitar podredumbres de cuello.

Los momentos de regar serán a primera hora de la mañana o última de la tarde; si se riega cuando hay temperatura elevada, se pueden producir desequilibrios que dan lugar a amarilleamiento de hojas y a paralización de la vegetación.

Abonado

En el caso de cultivo en invernadero, la estercoladura va a depender del cultivo anterior y posterior a la escarola. Se pueden aportar 3 kg/m2 de estiércol muy bien descompuesto cuando el cultivo que le sigue lo requiera, no siendo necesario su aporte si los cultivos anteriores a la escarola ya han sido estercolados.

Se trata de un cultivo exigente en potasio.

Variedades.

Hay diferentes tipos de escarola:

De hoja ancha y lisa:

AGORA: se cultiva en pleno invierno. Resistente a la “subida de flor”.

BREVO: Pella de 40-50 cm de diámetro, con hojas onduladas, limbo ancho, color verde oscuro en el exterior y verde claro o amarillo en el centro.

SALANCA: variedad rústica, voluminosa y homogénea. Resistente a la “subida de flor”.

STRATEGO: cultivo de invierno-primavera. Pella de gran volumen que blanquea con facilidad. Resistencia a “subida de flor” y necrosis apical.

De hoja ancha y rizada:

FRIDA: resistente a la “subida de flor” y necrosis apical.

PRISCILLA : pella voluminosa, blanca con rizamiento fino.

De hoja fina y rizada:

DE RUFFEC Raza AMEL: variedad de hoja muy dividida, ondulada y dentada.. Pella cerrada y voluminosa. Pencas blancas y anchas.

OXALIE: variedad rústica. Pella blanca y compacta. Peso aproximado: 0,4-0,6 kg.

REMIX: hojas finas y rizadas. Resistente al “Tipburn”.

TOSCA: muy precoz. Resistente a “subida de flor”.

Blanqueo.

El blanqueo de la escarola puede hacerse de varias maneras:

La más sencilla es sobre las hojas exteriores hacer un atado con rafia, esparto o cualquier otro material.

Otra forma es colocar un tubo de plástico negro sobre la escarola y atarlo con rafia. A los 10 días de colocar el plástico la planta está perfectamente preparada para recolectarse.

También se pueden blanquear cubriendo las plantas con unos tunelillos de plástico (polietileno) negro

Plagas y enfermedades.

Gusano de alambre (Agriotes sp.): este coleóptero produce daños graves en las raíces, estas galerias son puerta de entrada de enfermedades producidas por hongos del suelo. Conviene tratar al suelo antes de sembrar con Clorpirifos, Oxamil, Foxim, etc. Si se detecta la plaga con el cultivo plantado, se aplicará en el agua de riego alguno de los productos anteriores.

Gusano gris (Agrotis sp.): es un Lepidóptero que produce daños en la vegetación, seccionando por el cuello a las plantas más jóvenes. Conviene hacer una desinfección previa del suelo con Bifentrin, Etoprofos, Fonofox o Metil Clorpirifos + Cipermetrín. Hacer tratamiento aéreo cuando se detecte la plaga.

Minadores (Liriomyza trifolii): principalmente hace galerías en las hojas dejando debilitado al cultivo. Dar un tratamiento cuando se vean las primeras galerías (Ciromacina).

Mosca blanca (Trialeurodes vaporariorum): la mosca debilita a la planta y le resta valor comercial. Tratar cuando haya una población adecuada con Sulfotepp.

Mosca del cuello (Phorbia platura): son las larvas de estos dípteros los que atacan a la lechuga depreciando su valor comercial. Tratar con agua de nicotina, o de sosa, etc.

Orugas de lepidópteros (plusia gamma): es la principal oruga que causa daños en escarola. Tratar con Acefato, Pirimicarb o Sulfotepp.

Pulgón (Myzus persicae y Macrosiphun solani): son las que más afectan a la escarola. Tratar con agua de nicotina, o de sosa, etc.

Rosquilla (Spodoptera littoralis): las hojas mordidas por este Lepidóptero quedan inutilizadas para el comercio. Tratar con agua de nicotina, o de sosa, etc.

Trips (Thrips tabaci): las hojas se deterioran pudiendo perder el valor comercial a causa de las picaduras de este insecto. A los primeros síntomas dar un tratamiento con alguno de los siguientes productos, y a la semana dar un segundo tratamiento cambiando de materia activa. Tratar con agua de nicotina, o de sosa, etc.

O bien con Cipermetrín, Fenitrotión, Fosalone, Endosulfán, Formetanato, etc.

Caracoles y babosas: originan mordeduras a las hojas que pueden depreciar considerablemente la cosecha. Tratar con Metaldehido o quitarlas manualmente.

Antracnosis (Marssonina panattoniana): esta enfermedad se inicia con pequeñas lesiones de tamaño de punta de alfiler, luego van aumentando de tamaño y se forman manchas angulosas-circulares, de color rojo oscuro, de hasta 4 cm de diámetro. Se puede hacer un tratamiento con Captan, Folpet, Cimoxanilo, Propineb o Cobre.

 

  

ESPINACA

Elegir variedades de otoño. Habría que sembrar también entre Septiembre y Octubre.

Es interesante cultivar en casa esta hortaliza, de la familia de las quenopodiáceas (acelgas, remolacha), porque más allá del falso mito de su riqueza en hierro, sí que es cierto que es una de las verduras con mayor contenido en vitaminas y antioxidantes

 ...ayuda a prevenir enfermedades cardiovasculares y el exceso de colesterol 

 ...es buena para los huesos por la proporción de calcio y fósforo

Sobre sus Requerimientos:

Riego: en dosis reducidas y frecuentes, suficientes para mantener siempre el sustrato   húmedo.

Nutrientes: es exigente, sobre todo con el Nitrógeno, por lo que es aconsejable abonar antes de la siembra.

Sobre cómo Cultivarla

 

E

F

M

A

My

J

Jl

Ag

S

O

N

D

siembra

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

trasplante

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

cosecha

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Se realiza una siembra directa en el sustrato o tierra, en líneas separadas 20-30 cm entre sí. A los 10-15 días se realiza un clareo dejando un espacio de 10-20 cm entre cada planta.  Entre las 5-6 semanas después de la siembra se puede empezar a cosechar, bien cortando las hojas más grandes que vayamos necesitando, y dejando las del centro, o la mata entera por el cuello de la raíz.
Puede soportar hasta cierto punto las heladas, pero en verano no tolera un exceso de calor porque hace que monten en flor prematuramente amargándose las hojas.

Las Asociaciones más Favorables:

Col y rábano.

También son compatibles: apio, berenjena, borraja, escarola, guisante, haba, judía, lechuga, pimiento, puerro y tomate.

Plagas y Enfermedades más Frecuentes

Babosas y caracoles (en cultivo en tierra). Remedio: recogida manual o instalación de trampas de cerveza (recipiente de boca ancha enterrado a ras de suelo, que se rellena hasta la mitad de cerveza que los atraerá).

Mildiu de la espinaca. Aparecen por un exceso de humedad. Remedio: eliminar las zonas afectadas, usar como prevención decocción de cola de caballo.

Variedades:

La gran diversidad permite cultivar espinacas durante todo el año, ya que existen variedades que se clasifican según su adaptación al clima, de otoño-invierno o de primavera-verano, que a su vez pueden grandes o pequeñas, de hoja lisa o arrugada… Complicando un poco más, si cabe, la elección de la variedad a cultivar.

 

 

 

HABA

La semilla puede sembrarse desde Septiembre hasta Diciembre, puesto que resisten bien el frío.
Riego: regular y moderado. Hay que evitar los excesos de riego en la época de floración porque puede afectar a la cosecha.

Nutrientes: es poco exigente y por sus propiedades prefiere suelos pobres en nitrógeno.

Como la semilla es grande, la siembra directa se hace “a golpes”, es decir, se deposita más de una semilla por agujero. Concretamente, en cada uno de los agujeros, separados 40 cm entre sí y de 3-5 cm de profundidad, se ponen 3 semillas, que germinarán a los 8-10 días.

Tras el aclareo, dejando una planta por hoyo, a medida que crecen es necesario calzar las plantas, acumulando tierra alrededor del tallo, para darle más estabilidad y favorecer el desarrollo de nuevas raíces al aportarle más nutrientes.

La cosecha es escalonada y puede prolongarse durante la primavera, teniendo cuidado al recolectar los frutos ya maduros con cuidado para no causar daños a la planta.

Esta es una buena planta para iniciarse en la obtención y conservación de nuestras propias semillas. Para ello, guardaremos la mejor mata de habas sin cosechar desde el principio y la dejaremos granar, después ataremos en hileras las habas para dejarlas secar al aire, que luego desharemos para guardar las semillas en botes bien cerrados hasta el cultivo del siguiente año.

Plagas y Enfermedades más Frecuentes de las Habas:

Pulgón negro del haba. Se acumulan en los extremos de los tallos. Remedio: como prevención se puede aplicar purín de ortiga, y una vez aparecida la plaga varias son las acciones posibles: despuntar los tallos a partir de la sexta flor, pulverizar con jabón potásico y luego un insecticida natural o favorecer la población de depredadores naturales instalando refugios para tijeretas o mariquitas.

Mildiu y otros hongos. Aparecen cuando se combina humedad y días calurosos. Remedio: poda y aclareos para mejorar la aireación y pulverización de decocción de cola de caballo.



 

LECHUGAS

Soportan muy bien las heladas, además con calor intenso se espigan.

No requiere muchos cuidados y casi no se ve afectada por plagas. 

Su ciclo es corto, en poco tiempo ya se puede cosechar, por lo que puede combinarse con otras hortalizas de ciclo más largo para aprovechar mejor el espacio. 

Combinando las distintas variedades se puede tener cosecha durante todo el año. 

Es un cultivo que se adapta muy bien a los recipientes.

 

Sobre sus Requerimientos

Riego: medianamente exigente, sobre todo al formar el cogollo.

Nutrientes: como todas las hortalizas de hoja, es consumidora de nutrientes.

  

 

E

F

M

A

My

J

Jl

Ag

S

O

N

D

siembra

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

trasplante

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

cosecha

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Sobre cómo Cultivarla:

Es común realizar un semillero, aunque también se puede hacer por siembra directa y posteriormente realizar aclareos, para finalmente dejar una distancia entre plantas de 20-30 cm.

En el caso de que se tengan que trasplantar del semillero al recipiente definitivo, el momento adecuado es cuando la planta cuenta con 4-5 hojas verdaderas. Se cosecharían entre las 5-10 semanas posteriores en la variedad de lechuga de cogollo, que es cuando el cogollo está prieto, o puede darse una cosecha continua, cortando las hojas necesarias, en la variedad de corte. Sobre todo en la época de más calor puede que la lechuga se espigue o se suba, esto significa que está floreciendo y las hojas se vuelven más duras y de un sabor amargo.

Para tener una cosecha durante todo el año se realiza una plantación escalonada. Las plántulas que se han quitado durante el aclareo se conservan en tiestos más pequeños hasta que llegue el momento de plantar otro turno de lechugas. También, los cepellones desnudos pueden mantenerse durante unos días en una palangana con agua hasta que se trasplanten.
Las Asociaciones más Favorables

Ajo, cebolla, col, pepino, puerro, rábano, tomate y zanahoria.

También son compatibles: berenjena, calabacín, calabaza, espinaca, guisante, haba, judía, melón, nabo, pimiento, remolacha y sandía.

Plagas y Enfermedades más Frecuentes:

Babosas y caracoles. En cultivo en tierra. Remedio: recogida manual o instalación de trampas de cerveza (recipiente de boca ancha enterrado a ras de suelo, que se rellena hasta la mitad de cerveza que los atraerá).

Hongos. Aparecen por un exceso de humedad. Remedio: eliminar las zonas afectadas y favorecer la aireación.

Pulgones. Aparecen cuando existe un exceso de Nitrógeno. Remedio: purín de ortiga como prevención o insecticidas vegetales como lucha directa.

Pájaros. Remedio: cubrir con una malla.

 Variedades

 

De entre las más de 200 variedades de lechugas las más conocidas son:

Romana. Es la más común, y como no forma un cogollo muy consistente ha de atarse cuando falten 15 días para su cosecha. Se cultiva en verano.

Hoja de roble. Es una variedad de corte y suele cultivarse en otoño-invierno.

Maravilla. Variedad que mejor se adapta a las altas temperaturas, y es de corte.

Cogollos de Tudela. Forman pequeños cogollos y soportan las bajas temperaturas.

Lechuga cuatro estaciones

Lechuga maravilla de verano

Lechuga romana larga rubia

Lechuga Crispilla Amarilla

Lechuga Dorada de Primavera

Lechuga Grandes Lagos

Lechuga Little gem cogollo

Lechuga Maravilla de Verano sel. Maresme

Lechuga Mesclum

Lechuga Roble

Lechuga Solara Amarilla

 

 

 

 
NABO

Se siembra entre Septiembre y Octubre, ya que les gusta el clima fresco. Es una planta de cultivo muy fácil. Riego moderado.

Los nabos son muy útiles en la cocina, fáciles de cultivar y su temporada de consumo es larga.

De los nabos, hay unos que están listos para la cosecha en primavera y verano y se los denomina tempranos. Las variedades tardías, es decir, las que se recogen en otoño e invierno, tienen la ventaja de que se pueden conservar, cosa que no ocurre con las de primavera y verano (que requieren unas diez semanas para madurar), que no se conservan bien.

Época y modo de siembra de nabos, variedades y cuidados:

Para sembrar en el exterior, tendrá que esperar a bien entrado el otoño. Hágalo en hileras de 13mm. De profundidad y 30cm. de distancia. Siempre las semillas bien esparcidas a lo largo del surco o bien en grupos de 15cm. de distancia. Si quiere garantizarse un consumo continuado, haga siembras sucesivas durante el comienzo de la primavera, para que maduren verano.

El calor y la falta de humedad son las circunstancias menos favorables para los nabos. De todas maneras tiene un recurso bastante bueno, que consiste en sembrarlos al abrigo de plantas más altas; los nabos recibirán entonces la sombra por lo menos gran parte del día. Riéguelos bien durante los períodos secos. A los nabos de verano, en especial, hay que “mantenerlos en movimiento”; esto quiere decir que, si tardan demasiado tiempo en madurar, tenderán a volverse fibrosos y leñosos, y esto supone que no valdrán para la alimentación humana.      

Siembre las variedades de otoño e invierno durante pleno verano. Prepare surcos de 13mm. De profundidad y a 38cm. de distancia. Una buena idea es plantar estos nabos como cultivo consecutivo en la tierra que dejen libres las primeras patatas o los guisantes. Cuando sea posible manejarlas, aclare las plántulas a 20cm. de distancia. Estas variedades tardan un poco más en madurar que las anteriores y estarán en sazón, generalmente, desde principio de la primavera.

Justamente, en primavera, levante todas las raíces que queden y guárdelas para su conservación en cajas con arena o tierra bien seca, o en un montón de paja en el huerto. Deje aprox. unos 2-3cm. de tallo encima del nabo y recorte un poco las raíces, pero procurando no podarlas del todo.




GUISANTE

Se puede empezar a sembrar de Agosto a Noviembre. Un detalle importante, para acelerar la germinación de la semilla, se puede poner en remojo unas horas antes de la siembra.

Riego: son aconsejables los riegos copiosos y espaciados más que los riegos continuados. Sobre todo evitaremos el encharcamiento. Cuando se abran las primeras flores, las regaremos con regularidad si el tiempo es seco.
Además, al cultivar guisantes, mejoraremos la estructura del suelo, ya que fijan nitrógeno en la tierra,  y una vez termina la cosecha, las matas nos servirán como abono verde.

Nutrientes: al igual que el resto de las leguminosas, los guisantes también fijan nitrógeno atmosférico, por lo que no necesitan grandes aportes de fertilizantes, por lo podemos añadir un poco de compost bien fermentado (mantillo).

Cómo cultivar el guisante

La época de siembra variará un poco en función de la variedad de guisante, pero de forma general, sembraremos en otoño (octubre-diciembre); y en unas 12-14 semanas ya podremos recolectar nuestras primeras vainas.

La siembra se realiza directamente sobre la tierra en líneas dejando unos 50cm de separación.  Colocaremos 3 o 4 semillas, cubriéndolas con 3 o 4cm de tierra.

Cuando trabajemos la tierra junto a los guisantes, procuraremos hacerlo de forma muy superficial, pues las raíces son muy sensibles y pueden dañarse con facilidad.

Si hemos plantado variedades de enrame, necesitaremos unos soportes donde las plantas engancharán sus zarcillos y se sostendrán para crecer en altura. Para construir el soporte, nos haremos con ramas secas, cañas y alambres.



 

 

PUERRO

En climas templados puede cultivarse casi todo el año. La época de la siembra sería de Marzo a Octubre. Una nota muy interesante, tiene una raíz corta y superficial, por lo que es adecuado para cultivar en macetas.

El puerro es una planta de la familia de las liliáceas, como el ajo o la cebolla; son fáciles de cultivar y poco exigentes. No ocupan mucho espacio y se pueden recolectar durante un largo periodo de tiempo.

La parte comestible de la planta es el tallo blanco, que dará un delicioso sabor y aroma a sopas y guisos.

Requisitos:

Clima: se adapta bien a la mayoría de las condiciones climáticas, siendo bastante resistente al frío. Aun así, le convienen zonas con climas templados y suaves, con una buena humedad. Si nos encontramos en una zona de mucho calor, le buscaremos una zona sombreada.

Riego: si hemos plantado el puerro en una zona del norte, con un clima húmedo, no nos preocuparemos por el riego; pero si los plantamos en un lugar con un clima más cálido y seco, procuraremos que no les falte humedad, incluso convendría que le colocáramos un acolchado orgánico para retener mejor esa humedad.

Nutrientes: el puerro no tolera el compost o el estiércol fresco, por lo que es conveniente realizar un abonado con materia orgánica bien descompuesta.

Sustrato: le conviene una tierra bien cavada, rica en humus y muy suelta. No se desarrolla bien en tierras pesadas y compactas, y hay que vigilar que no le falte humedad en los meses secos y calurosos.

Cómo cultivarlo:

La siembra del puerro se realiza preferentemente en febrero y de julio a septiembre. Se realiza la siembra en semillero, a una profundidad de 1-2cm, manteniéndolo  húmedo. Cuando la planta alcanza unos 15-20cm; se realiza el trasplante con un marco de plantación de 6-10x25-35cm, y lo haremos a una profundidad de unos 5 cm.

Los puerros se suelen recalzar con tierra para su blanqueado, aunque no es necesario.

Asociaciones favorables:

Con la planta que mejor se asocia es con la zanahoria, aunque también lo hace con apios, freseras o tomates. No convive bien con judías, guisantes, coles, lechugas, rábanos y remolachas.

En cuanto a las rotaciones, como se trata de una planta de ciclo largo y algo exigente, respetaremos rotaciones de 3 o 4 años antes de volverlos a sembrar o trasplantar en el mismo lugar.

Plagas y enfermedades:

Gusano del puerro: se trata de una mariposa grisácea con manchas blancas que pone huevos sobre las hojas y sobre la tierra. Producen un amarilleamiento de las hojas jóvenes, hasta que terminan pudriéndose. Suele atacar entre abril y mayo o en pleno verano. Las zanahorias y el apio repelen a las mariposas de los gusanos del puerro, mientras que los puerros repelen la mosca de la zanahoria. Además, podremos realizar controles manuales para su eliminación.

Recolección:

Se recolectan tras 5 o 6 meses de la siembra. Se realizará cuando sean suficientemente grandes y de forma que escalonemos la cosecha.

Variedades en Planeta Huerto:

Puerro Grueso Carentan 3 (semillas ecológicas)

Puerro Gigante de otoño sel. Blancanieves.

Puerro  Carentan 3.

 




RABANO

Es como el puerro, se puede cultivar todo el año en climas templados, evitando las heladas. Y también se puede sembrar de Marzo a Noviembre.

Para hortelanos impacientes que quieran tener resultados con prontitud, el rábano, que se ubica dentro de la familia de las crucíferas (nabo, col, coliflor), es un cultivo de crecimiento rápido, cuya velocidad le confiere ciertas ventajas:

Su cultivo es sencillo, no requiere muchas labores y además no sufre graves problemas de plagas porque no da tiempo a que se desarrollen.

Al ser de ciclo muy corto al año podemos obtener varias cosechas, una al mes aproximadamente, si sembramos una nueva hilera cada 15 días, evitando los meses más calurosos y cuando haya riesgos de heladas.

Es el cultivo secundario por excelencia pudiéndose sembrar junto con la mayoría de hortalizas, ya que no les llega a molestar al recolectarse antes de que los cultivos principales se desarrollen plenamente.

Sobre sus Requerimientos

Riego: la humedad ha de ser regular, aunque el caudal no sea abundante. La escasez de agua causa unos tubérculos fibrosos, y el exceso, abultados y huecos.

Nutrientes: no es exigente, le puede servir es sustrato de un cultivo anterior.

Cómo Cultivar el Rábano:

 

 

E

F

M

A

My

J

Jl

Ag

S

O

N

D

siembra

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

trasplante

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

cosecha

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La siembra es directa sobre el sustrato definitivo donde se desarrollará la planta. Para ello se sembrará en surcos a 1-2 cm de profundidad.

A los 10 días ya empezarán a brotar las primeras plántulas, eliminándose las más próximas y dejando un espacio entre una planta y otra de 5 cm, aunque si hacemos un buen reparto de las semillas nos evitaremos el aclareo. Las plántulas descartadas no se pueden aprovechar.

Hay que estar atento al momento de la cosecha, que suele ser al mes, porque cuando se atrasa el rábano se agrieta y se amarga.

Las Asociaciones más Favorables para el Rabanito:

Lechuga, espinacas y zanahoria.

También son compatibles: acelga, apio, berenjena, guisante, judía, patata, pepino, pimiento, puerro y tomate.

Por otro lado, son incompatibles con las hortalizas de su misma familia.

Plagas y Enfermedades más Frecuentes en el Rabanito:

Hormigas. Pueden llevarse las semillas tras la siembra. Remedio: se puede probar con las capuchinas, el espliego y las hojas troceadas de laurel.

Caracoles y Babosas. Pueden provocar importantes daños durante las primeras semanas tras la germinación. Remedio: recogida manual o instalación de trampas de cerveza (recipiente de boca ancha enterrado a ras de suelo, que se rellena hasta la mitad de cerveza que los atraerá).

Variedades de Rabanitos:

V. de Ciclo Corto. Se recolectan a las 3-4 semanas durante todo el año. Las más comunes.

V. de Verano-Otoño. Se recolectan cada 6 semanas. El tubérculo es más alargado.

V. de Invierno. Se recolectan a los 3 meses. Los tubérculos son más grandes.




 

REMOLACHA

La siembra de Marzo a Octubre.

Lo primero decir que la remolacha es la acelga. La acelga es una subespecie de la remolacha que interesa más por sus hojas que por sus raíces. Pero las dos son Beta vulgaris. Es una Quenopodiácea. Hay diversas variedades destinadas para fines concretos. Ya conocemos la famosa remolacha azucarera y existe la forrajera para el ganado. La que nos interesa hoy para nuestro huerto es la remolacha de mesa. La que solemos comer cocida en ensalada. Tiene una importante cantidad de flavonoides (son antimicrobianos,  anticancerígenos y disminuyen la hipertiensión arterial. Sus dos pigmentos (betacianina y betaxantina) indigeribles para nuestro organismo son utilizados en la industria como colorante alimentario.

Empecemos con el cultivo de remolacha.

Clima: En el aspecto climático tiene un aguante ejemplar. Prefiere climas templados y húmedos pero aguanta bien el calor, el frío, las heladas (hasta cierto punto). Un portento de planta en lo que ha condiciones climáticas se refiere. Cuando los periodos de cultivo son tirando a fríos, la remolacha alcanza su mayor calidad. Sin embargo, cuando son más cálidos, el engrose de la raíz puede ser algo mayor.

Preferencias de suelo:

Para el cultivo de la remolacha necesitamos suelos medios y ricos en humus. No le vienen bien partes de compost o abono poco descompuestos. Es mejor haber tenido un cultivo precedente al que se le haya añadido una buena parte de compost, para que lo que queda de ese compost esté bien descompuesto.  Es una hortaliza que a diferencia de la gran mayoría resiste suelos pesados y arcillosos, aunque no es su ideal porque las raíces se deformarán con este tipo de suelo. Si son arenosos y más ligeros tendremos una mayor precocidad.

Frecuencias y dosis de riego para el cultivo de remolacha:

El cultivo de la remolacha de mesa requiere de un riego moderado pero con una alta frecuencia. Es mejor regar menos y más veces de forma que consigamos un nivel de humedad en el suelo lo más constante posible. Los suelos secos entre riegos provocarán que la remolacha se parta.

Cultivo de remolacha.

Siembra: La semilla de remolacha, tal y como la vemos, es una cápsula o fruto y dentro de él, están las semillas en sí mismas. Una de las ventajas de este cultivo es que podemos hacer siembra directa en el huerto sin pasar por semillero, lo que facilita bastante la previsión y el inicio del cultivo. Al crecer varias semillas juntas será necesario hacer un aclareo cuando empiecen a crecer para dar más vigor a las plantas que queden. Si vivimos en zonas cálidas, podremos disfrutar de ellas durante todo el año hasta que nos hartemos. En zonas más frías del norte se suele sembrar a partir de finales de marzo. Zonas más templadas en febrero.

Recolección de la remolacha de mesa

En aproximadamente 3-4 meses tendremos la remolacha lista para su consumo. En condiciones climáticas cálidas y con variedades precoces es posible que lleguen a término en 2 meses.

Para su consumo, lo más común es la cocción. Se recomienda lavarlas y no quitarles la hoja o dejarles algo. Nunca quitar la raíz o pelarlas. Perderemos todos los pigmentos y muchos de sus nutrientes y sabor. Cocer toda la planta durante 1 hora aproximadamente. Una vez cocidas se pelan y se pueden consumir. Otra opción es asarlas al horno hasta que estén tiernas. Mantienen mejor sus propiedades. También se pueden comer crudas aunque resultan menos digeribles. Cuestión de gustos.

Variedades

Plana de Egipto: Buena en precocidad. La raíz es más aplastada. De rojo intenso y de sabor dulzón pero tiene la carne algo más dura que la variedad Detroit.

Detroit: De forma redondeada y rojo oscuro. Carne muy fina y dulce. Se puede sembrar todo el año. Es de las más conocidas por su versatilidad y buena calidad.

Cylindra: Como su nombre apunta, es más alargada. La forma cilíndrica se presta más a procesado industrial que la presenta en rodajas.

Otras variedades: Claudia, Globo rojo, Faro, Rubidus

 

 


 

RUCULA

Necesita temperaturas suaves, así que evitaremos el frío del invierno. La podemos sembrar entre Febrero y Octubre.

Es de la familia de las crucíferas, igual que las coles, el rábano y el nabo. Su nombre científico es Eruca vesicaria. Eruca significa tallos cortos y vesicaria hace referencia a la forma de vesícula de la hoja. También se conoce con el nombre de eruga o ruca.

Es una planta anual. Hace una roseta de hojas con el margen irregular y emite la típica flor de la familia de las crucíferas, con cuatro pétalos blancos. Se puede encontrar de forma natural en los márgenes de caminos y en campos de cultivo.

Es de la misma familia que el rábano

Variedades

No existen variedades de rúcula, solo se distingue entre la rúcula cultivada y la rúcula silvestre por tener hojas más grandes.

La flor también es comestible

Cómo cultivar

Es una especie que crece bien con temperaturas suaves. El exceso de calor y el sol provocan un gusto excesivamente amargo. Por tanto, la mejor época de cultivo es a principios de primavera. También es posible cultivarla en verano o en otoño.

Se siembra separada unos 15 cm. La cosecha empieza a partir de las 4-6 semanas después de la siembra y es continua hasta la floración. Aunque no es muy habitual, la flor también es comestible y tiene el característico sabor picante de la hoja pero con mayor intensidad.

Es una planta de ciclo corto que no es muy exigente en nutrientes. Por lo tanto se trata de un cultivo relativamente fácil en el Huerto Urbano.

Es un cultivo que se adapta muy bien al Huerto Urbano

Asociaciones de cultivo

Como es una planta de ciclo corto y tolera bien la sombra se puede aprovechar para asociar con otras plantas de ciclo más largo como el tomate, el pimiento o la berenjena.

Es preferible evitar plantas de la misma familia, como las coles, el rábano o el nabo.

Se puede asociar con plantas de ciclo más largo como la lechuga o la cebolla.

Enfermedades y problemas

Es una planta muy rústica que no suele presentar problemas de enfermedades o plagas.  

 

 



ZANAHORIA

Le gustan las temperaturas suaves, aunque resiste algunas heladas. Se puede sembrar de Febrero a Noviembre. Esta planta bianual requiere que su siembra se realice a un centímetro de profundidad con una separación de dos centímetros entre cada semilla. Se puede compaginar con cebollas, ajos, tomates, rábanos, guisantes y lechugas.

Tipo de Tierra:

La zanahoria gusta de espacios profundos de tierra, un limo arenoso es ideal para ella. Como toda hortaliza de raíz gusta mucho del fosfato y del potasio; con estiércol o compost se puede suplir de estos nutrientes pero hay que hacer la mezcla de la tierra por lo menos unos 6 meses antes de plantar las semillas. El PH ideal es de 6.

Germinación:

Las semillas necesitan mucha humedad para germinar por lo cual dos días antes de plantar se recomienda colocarlas entre 2 papeles húmedos. Esta práctica se recomienda puesto que las semillas necesitan mucha humedad para germinar.

Para plantar zanahoria se hace un surco en la tierra de un 1 cm de profundidad. En el surco se van depositando entre 4 a 5 semillas cada 2,5 cm luego de esto se tapa el surco con la tierra sacada. Es común que algunas semillas de zanahoria no germinen es por esto que ponemos varias semillas en el lugar que va ir una planta.

Cuando aparecen las plantas primero se deja 1 zanahoria por cada 2,5 cm, removiendo las plantas sobrantes. Una vez que las plantas comienzan a crecer, se debe volver a repetir la operación pero ahora dejando 8 cm de distancia por cada planta de zanahoria.

La zanahoria se demora en aparecer, por lo cual no se desesperen si es que han pasado muchos días desde que la plantaron y todavía no se asoma una pequeña planta.

Exposición al Sol:

Las zanahorias son de climas fríos, pero a pesar de eso le encanta el sol. Se recomienda dejar la zanahoria en un lugar que le llegue sol todo el día.

Riego – Agua:

Hay que mantener la tierra en donde crecen las zanahorias siempre húmeda. Si se riega hay que notar que el agua penetre muy profundo esto le hace muy bien a la zanahoria, por el contrario el riego superficial de esta puede no sirve de mucho.

Consejos Básicos

La zanahoria es una planta bienal, es decir tiene una vida de 2 años. En el primer año almacena la energía necesaria para poder dar flor y semillas en el segundo año. Es en el primer año donde uno debe consumirla y si uno quiere sacar semillas de la planta uno debe esperar al segundo año. Durante el primer año uno puede consumirlas en cualquier momento, cuando están aún muy chicas o muy grandes, en todas sus etapas es muy rica.

 

Al momento de cosechar las zanahorias hay que tener especial cuidado en no dañarla, si una se daña no hay que guardarla con las otras. Es por esto que se recomienda sacar las zanahorias de la tierra con la mano y no con otro elemento, si la tierra llegase a estar muy apretada se puede ocupar una pala para soltar la tierra alrededor de la planta.

 

 


 

ALCACHOFA 

Clima: las alcachofas necesitan un ambiente frío para desarrollarse, pero no soportan el frío intenso, ni tampoco el excesivo calor. Además, exigen abundante agua y riegos, pero no toleran un exceso de humedad ambiental.

Riego: necesitan una humedad regular pero no soportan el exceso de agua o el encharcamiento de las raíces. Lo ideal es instalar un sistema de riego por goteo. Si lo realizamos por inundación, tendremos en cuenta hacer la plantación sobre unos caballones anchos y ligeramente elevados.

Nutrientes: la alcachofera necesita un buen abonado de fondo con estiércol o compost y un aporte de compost maduro en la fase de producción.

Sustrato: necesita suelos sanos, aireados en profundidad y muy ricos en materia orgánica y en humus. Hay que evitar los muy pesados y húmedos y los muy ligeros o secos.

Cómo cultivar la alcachofa:

Desde la siembra a la recolección pueden transcurrir de ocho meses a un año, mientras que con las estacas o esquejes podemos cosechar a los cuatro o cinco meses de plantarlos.

Por ello, la forma más habitual de cultivo es por estacas o esquejes. Esto consiste en arrancar las “zuecas” o estacas laterales de la mata de la alcachofera (la estaca central se desecha, puesto que es la planta vieja y no rebrotará). Las estacas se seleccionan teniendo en cuenta que no presenten deficiencias, que no tengan las varas agujereadas y que no haya podredumbres en la base. Además, cada estaca debería de tener un mínimo de tres o cuatro brotecitos en la base, encima de las raíces.

El trasplante de las estacas es aconsejable hacerlo entre julio y septiembre en zonas cálidas y de marzo a abril en las zonas muy frías.

Éstas se plantarán en líneas o bancales, separadas unos 70cm entre si y entre líneas y cubriendo la tierra con 3 a 5cm de compost.

Si se quiere cultivar a partir de la siembra; ésta se realizará de marzo a junio en semillero y se trasplantará cuando tenga una altura de 10cm. Podremos cosechar de diciembre a marzo del año siguiente.

Asociaciones:

Se trata de una planta plurianual, por lo que durante todo el año obtendremos cosecha de ella. Por ello, no es aconsejable introducirla en parcelas donde realicemos rotaciones, sino ponerlas a parte. Al permanecer varios años sobre el mismo terreno, la alcachofa es un cultivo que agota mucho el suelo. Si las plantaciones se suceden sin dejar transcurrir el tiempo conveniente, se producirán problemas sanitarios, especialmente parásitos que afectan al sistema radicular y enfermedades producidas por virus y bacterias, de difícil tratamiento curativo.

A ser posible, introducir en la rotación praderas o abonos verdes multiflores que enriquecen el suelo en materia orgánica y favorecen la actividad microbiológica del suelo.

Recolección de la alcachofa:

Cortaremos las alcachofas cuando presenten un tamaño adecuado. Las primeras alcachofas, las que crecen en el centro del brote, suelen ser redondas y gruesas, mientras que las segundas, que son las que salen en las ramas laterales, son algo más alargadas y pequeñas.

Es conveniente cortar siempre el tallo de cada alcachofa por debajo de la altura en la que se hallan las alcachofas laterales más jóvenes, de esta forma la planta se desarrollará mejor y aumentará su resistencia a los fríos intensos. 

Plagas: 

Pulgón: suele aparecer si se abusa del riego y de los abonados ricos en nitrógeno. Si aparecen, recurriremos al jabón potásico o a repelentes de extracto de ajo, y preferiblemente agua de tabaco.

Gusano barrenador: éstos se introducen en el tallo y excavan galerías. Podemos aplicar Bacillus thuringiensis para su eliminación.

Caracoles o babosas: los recolectaremos a mano tras los días de lluvia, además, colocaremos tejas alrededor de nuestro cultivo para que les sirvan de refugio y así nos será más fácil localizarlos.

 



 

BORRAJA

La planta de borraja es autóctona de la comunidad de Aragón. Está formada por grandes hojas y un tallo verde y tierno, que una vez limpio, constituye la parte comestible de la hoja.

Su plantación se puede realizar en invierno y verano, pero al igual que el resto de plantas hortícolas, si se cultiva con altas temperaturas, la borraja se espigará. Durante el invierno, el proceso de crecimiento es lento, aproximadamente tres o cuatro meses. Este periodo se reduce si se cultiva en invernadero.

El sistema de plantación puede ser en caballón o en llano, dependiendo del sistema de riego que se va a utilizar. Si el riego es por goteo se cultiva en llano, si el riego es a manta en caballón.

Dependiendo de la distancia de plantación, la borraja adquiere distinta forma. Si se planta a poca distancia, unos 20cm, el tallo se hará más alto. Si la distancia es mayor, el peso de las hojas hará que se extiendan y el tallo será más pequeño.

Se realiza el primer riego en el momento de la plantación. A continuación se riega una vez semanalmente durante tres semanas. A partir de allí, la frecuencia del riego depende del clima ya que las condiciones climáticas del invierno realizan esta función. Al llegar la primavera, con las temperaturas más alta se reinicia el riego.

Puede sufrir riesgo de heladas cuando la acelga se encuentra en la última fase de crecimiento. Si la planta todavía es pequeña, con las bajas temperaturas se detendrá el crecimiento y se reanudará cuando suban las temperaturas pero el riesgo de heladas se reduce.

Previamente a ser consumida se debe limpiar cada tallo, uno por uno, con la ayuda de un cuchillo desde el principio hasta el final del tallo, eliminando la capa externa. Su exquisito sabor y fina textura hacen de la borraja una de las mejores verduras, siendo más apetecible en invierno. Las flores de la borraja también se utilizan en infusiones, teniendo altas propiedades diuréticas. En algunas zonas del Alto Aragón también aprovechan la hoja de la borraja para cocinar los "crespillos de borraja" rebozando y endulzando cada hoja las convierten en un delicioso postre.

 



CARDO

Se conoce como: Cardo, Cardos, Cardillos, Capacaballo, Alcaucil silvestre, Cardo de Castilla, Cardo de comer, Cardo penquero, Cardo de huerta

Nombre científico o latino: Cynara cardunculus

Familia: Asteraceae.

Origen: Región mediterránea.

El cardo es una planta herbácea perenne, aunque se cultiva como anual.

Planta muy afín a la alcachofa.

Puede alcanzar cerca de 2 m de altura.

Tallo muy grande, erguido y densamente cubierto de hojas espinosas y lanceoladas.

Las hojas son lisas en la cara superior, volviéndose tomentosas en la cara inferior.

Los pecíolos son gruesos y carnosos, y se prolongan a lo largo de la lámina en una nervadura central muy desarrollada.

Se aprovechan los pecíolos o pencas cocidas de las hojas.

Estos pecíolos son espinosos, por lo que hay que limpiarlos.

Variedades de cardo:

- Lleno de España.

- Blanco mejorado.

- Puvis.

Su cultivo:

Temperaturas: Como plántula es sensible a las heladas, pero con 4 hojas puede aguantar temperaturas inferiores a -5º C.

Siembra: En el caso de que la siembra se realice en otoño, debe hacerse tan pronto como sea posible para que la roseta de hojas se forme antes de la llegada del frío de invierno.

La siembra de primavera se aconseja en las zonas en que las primeras heladas de otoño se producen muy pronto.

De esta manera, la planta se aprovecha del agua de primavera para nacer, alcanzando el verano en estado de roseta y continuar el crecimiento en otoño, finalizando el ciclo en el verano siguiente.

La separación entre líneas debe ser entre 75 y 80 cm, la separación entre semillas entre 5 y 10 cm y la profundidad de la siembra debe estar entre 2 y 4 cm.

Tras la siembra, es conveniente un pase de rulo para apretar la tierra contra la semilla y enterrar las piedras que pudieran molestar para la recolección.

Riego: Gracias a su potente sistema radicular necesita poco riego.

Tolera mal el encharcamiento, requiere suelos ligeros y profundos, de naturaleza caliza.

Malas hierbas: Eliminar malezas es muy importante durante el primer año, puesto que al principio existe bastante terreno no ocupado por el cultivo.

A medida que se desarrollan las hojas de la roseta, el cultivo va cerrando el terreno y las malas hierbas se van quedando sin espacio.

Labores: También durante el primer año hay que dar dos pases de cultivador cruzados, con la finalidad de eliminar las malas hierbas de las calles y las plantas de Cardo sobrantes.

Plagas y enfermedades:

En general, las plagas que afectan a este cultivo son las mismas que las de las alcachofas.

Además, al ser un cultivo perenne, pueden llegar a abundar caracoles y babosas, especialmente en los sitios húmedos.

El topillo, especie de roedor, tiene especial avidez por las raíces del Cardo dado su alto contenido en azúcar, llegando a constituir un serio peligro.

Las enfermedades causadas por hongos no son importantes (Mildiu, Oidio y Viruela de las hojas).

Después de cada cosecha hay que dar un abonado de restitución.

Tienen de tres a cuatro años de duración. En agosto se cortan a ras del suelo para que estén listas en diciembre – enero. El resto del año puede aprovecharse el esqueje para comer.

Teléfono de información: 692555214.             Email:  Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

Síguenos en Facebook